separador

Profesores de Universidad de Porto Alegre ofrecieron seminario sobre “Derecho Penal de los Riesgos” a alumnos de postgrado

La actividad se enmarca en el convenio entre nuestro Plantel y la Facultad de Derecho de la Fundación Escuela Superior del Ministerio Público.

Profesores de Universidad de Porto Alegre ofrecieron seminario sobre “Derecho Penal de los Riesgos” a alumnos de postgrado

El convenio entre la Universidad Finis Terrae y la Facultad de Derecho de la Fundación Escuela Superior del Ministerio Público (FMP), de Porto Alegre, sigue dando frutos.  Dos profesores de esta institución llegaron a inicios de mes a Santiago, para avanzar en proyectos que involucren áreas de postítulos de ambas instituciones. En ese contexto, el viernes 9 de septiembre, también fueron parte del Seminario “Derecho Penal de Los Riesgos”, realizado en el Edificio de Postgrado.

Se trata de los docentes Rogério Gesta Leal y Bruno Heringer Júnior, quienes junto a la profesora Carolina Suazo, fueron los oradores de la actividad enfocada, en especial, a estudiantes del Magíster en Derecho y Litigación Penal.

El encargado de presentar a los expositores, fue el Decano de la Facultad de Derecho, Miguel Schweitzer, quien expresó su intención de profundizar en el convenio vigente con la FMP en áreas temáticas como la transparencia, regulación, gestión pública y en otras relativas al derecho penal.

A su vez, el Director de Postgrado de la Facultad, Julio Rojas, también valoró la visita, destacando que se acordó trabajar en conjunto entre ambas instituciones para consolidar la producción científica, a través de libros colectivos y nuevas actividades académicas que articulen pregrado, postgrado e investigación.

Diferencias esenciales

La Ley 20.507, aborda los delitos de tráfico ilícito de migrantes y trata de personas, a los cuales hizo referencia la profesora del Magíster en Derecho y Litigación Penal, Carolina Suazo, durante su presentación. La docente, quien ejerce como Fiscal Adjunto de la Fiscalía Metropolitana Centro Norte, subrayó los contrastes claves entre estas figuras delictuales.

“La diferencia principal entre el fenómeno del tráfico ilícito de migrantes y la trata de personas, que suelen confundirse y efectivamente pueden aparecer en forma conjunta, son que en el primero siempre es necesario el cruce de fronteras, mientras que en el delito de trata de personas, basta la captación o el traslado, no siendo necesario el cruce de fronteras, porque puede existir la trata interna”, explicó la docente.

Según planteó, en ambos casos, el consentimiento no tiene relevancia en términos de acreditación del delito. Incluso en la trata de personas: “Si lo hubo en un primer momento, ese consentimiento está viciado”.

Y por último, “la trata de personas siempre exige una finalidad de carácter sexual, laboral o de extracción de órganos, en cambio el tráfico ilícito de migrantes no exige ninguna finalidad, basta la promoción o facilitación del ingreso ilegal con ánimo de lucro”.

Incidencia en Chile

Para la especialista, por gravedad, gana preeminencia el delito de trata de personas, pero hoy, por los movimientos migratorios, y por incidencia en términos de cantidad de denuncias, el delito de tráfico de migrantes “es el gran tema”. “Las denuncias han tenido un aumento del orden de un 350 ciento por ciento”, aseguró.

Delitos culturalmente motivados

El caso de un hindú que lanzó en un río de Holanda, cenizas de madera y flores, en el contexto de una ceremonia para recordar a una persona fallecida (hecho considerado por la ley holandesa como una forma de contaminación). O el de una joven africana que, en Bélgica, luego de dar a luz a un bebé albino, lo mata, desesperada, porque según su tradición cultural, una criatura de esas características es señal de malos presagios.

Fueron parte de los ejemplos que brindó Bruno Heringer Júnior, profesor de Derecho Penal en pregrado y en la Maestría de la FMP, para ilustrar el tema de su exposición: “Delitos culturalmente motivados”.

“¿Qué hacemos con este tipo de situaciones? ¿Tolerar todo? Tolerar nada”, planteó el docente. Una pregunta que cobra especial validez, indicó, en el contexto de las migraciones, del drama de los refugiados y de las sociedades multiculturales.

Las respuestas posibles en el ámbito de la reacción penal son cuatro, precisó: desde los modelos asimilacionistas igualitarios y discriminatorios, que no aceptan la diversidad cultural, hasta los modelos multiculturales, en sus variantes débil y fuerte.

Estas visiones intentan dar respuesta desde el ámbito penal a los comportamientos realizados por una persona que pertenece a un grupo étnico minoritario y que son considerados delitos por las normas del sistema culturalmente dominante, pero aprobados por la cultura del grupo de pertenencia del agente.

El experto, Doctor en Derecho por la Universidad do Vale do Río dos Sinos, se refirió además a los límites constitucionales envueltos en este tema y a las dificultades de compatibilización de los postulados liberales de países occidentales respecto al reconocimiento de diferencias de tipo cultural.

Desafíos próximos

Por su parte, la exposición del profesor Rogério Gesta Leal, se trató de la lucha contra la corrupción. El abogado abordó los instrumentos normativos que existen en su país para combatirla, la función del Estado a partir de estas herramientas, y la importancia de la sociedad civil en todo este proceso.

El profesor Gesta Leal, quien es juez de la Corte de Apelación del Estado de Río Grande del Sur y Doctor en Derecho por la Universidad Nacional de Buenos Aires y por la Universidad Federal de Santa Catarina, se mostró satisfecho con la realización de esta actividad académica en el contexto del acuerdo de colaboración entre la Universidad Finis Terrae y la FMP, institución donde ejerce como profesor de la Maestría.

“Estamos arreglando los puntos claves de nuestra cooperación, para la dirección y puesta en marcha de proyectos de cooperación más específicos”, señaló.

En esa línea, adelantó que se está planeando la organización de dos seminarios internacionales para el próximo año, uno en Chile y otro en Brasil. Ambos, con tres ejes principales: jurisdicción y derechos fundamentales; transparencia y participación en la administración pública; corrupción y crimen organizado. “Para cada eje van a ser desarrollados puntos específicos, en cada país”, precisó.

Rogério Gesta y Bruno Heringer, también participaron en una actividad de pregrado durante su visita. Estuvieron conversando con alumnos del curso de Derecho Constitucional, del profesor José Ignacio Núñez, sobre las nuevas tendencias en el área, en especial, sobre protección de Derechos Fundamentales y la función de los órganos de la Administración de Justicia, en el escenario de la democracia contemporánea.