separador

Profesor Calil de Freitas, visita la Facultad y comparte parte de su investigación con docentes y ayudantes

El académico brasileño se refirió a la contingencia política de su país y a una de sus investigaciones sobre la responsabilidad del Estado por omisiones legislativas.

Profesor Calil de Freitas, visita la Facultad y comparte parte de su investigación con docentes y ayudantes

Es uno de los constitucionalistas más prestigiosos del Estado brasileño de Río Grande del Sur, Doctor en Derecho por la Universidad de Roma Tres y discípulo del célebre Luigi Ferrajoli. Se trata del profesor Luiz Fernando Calil de Freitas, quien la semana pasada visitó la Facultad de Derecho, en el marco del convenio de cooperación suscrito entre la Universidad Finis Terrae y la Fundación Escuela Superior del Ministerio Público de Brasil, institución en la que imparte clases.

Desde Porto Alegre y a pocos días de su regreso de Chile, el académico se dio el tiempo de dar una entrevista sobre su visita. En primer lugar, valoró el acercamiento entre ambas instituciones, en especial “porque los brasileños tenemos poca o ninguna atención sobre lo que ocurre en Sudamérica, a excepción de Argentina”.

“Chile es muy distinto de Brasil, e intercambiar conocimiento jurídico permite la racionalización de los modos de actuación de los institutos jurídicos que, por lo general, son los mismos. Por el contrario, desde el punto de vista del derecho constitucional, las realidades históricas de Brasil y Chile son diferentes, así como las prácticas constitucionales. Además, está la percepción de que los académicos chilenos están muy bien preparados en teoría general del derecho y teoría de la constitución, ciertamente por la influencia de España que es muy desarrollada en estos campos teóricos”, sostiene.

La destitución de Dilma Rousseff

Una de las actividades desarrolladas por el docente en nuestra Universidad, fue su participación en el Magíster en Derecho Público, en el curso dedicado a Responsabilidades Constitucionales, a cargo del profesor José Ignacio Núñez. En la oportunidad, expuso sobre la regulación del “Impeachment” o Juicio Político establecido en la Constitución Federal de Brasil y su reciente aplicación en contra de la destituida Presidenta Dilma Rousseff. Sobre este trascendental hito político de Latinoamérica, Calil de Freitas, profundizó en esta entrevista.

_ Desde su punto de vista, ¿cuál es la importancia histórica de este juicio político a la primera Presidenta de Brasil?

“Es muy significativo porque marca una aproximación concreta al modelo parlamentarista, una vez que el motivo principal del impedimento de Dilma fue su mala gestión sobre los negocios públicos, el déficit público tremendo y el regreso de la preocupación de la clase media brasileña por el desempleo y la insuficiencia de servicios, sumado al desperdicio de recursos por la corrupción que ya es endémica en el país.

El modelo del presidencialismo de coalición no funciona en Brasil, donde hay por lo menos unos 40 partidos políticos y al Presidente le toca negociar cargos en empresas estatales a cambio de sustentación parlamentaria. La propia Constitución, que fue votada en dos oportunidades, en su primera aprobación tenía un texto que adoptaba el parlamentarismo y después, cuando fue votada en segundo turno, le cambiaron la forma de gobierno, pero al texto no le sacaron todas las normas propias de aquel régimen, resultando un híbrido que no funciona adecuadamente”.

_ ¿Hay alguna lección aprendida luego de este proceso de destitución, respecto, por ejemplo, al mecanismo aplicado?

“Para la mirada de un constitucionalista como yo, la lección que se aprendió es que las normas que definen delitos de responsabilidad deben tener un contenido claro y preciso. No pueden ser normas en blanco como aquella que acusa al Presidente de la República de atentar contra la ley de presupuesto. Dos días después de la decisión sobre el futuro de la Presidenta, se cambió oficialmente la ley y el Presidente pasó a tener la posibilidad de manejar el presupuesto público sin necesidad de acuerdo del Congreso Nacional. Este ejemplo muestra como es de frágil la posición jurídica del Presidente de Brasil en situaciones como esas. Pienso que la ocurrencia de muchos casos de impedimento del Presidente, en poco tiempo, banaliza el instituto y fragiliza el respeto a la Constitución y a las instituciones que ha creado”.

_ ¿Como constitucionalista, cree que fue un proceso justo? 

“Pienso que fue una solución desproporcional, teniendo en cuenta que es común en Brasil que el Presidente de la República haga maniobras con la ejecución de la ley de presupuestos. Muchos ya lo hicieron. Es verdad que no con volúmenes tan grandes de recursos públicos, pero lo hicieron y jamás se consiguió el enjuiciamiento político. Así que hubo mucho de ideológico en el impedimento”.

Omisiones legislativas y la responsabilidad del Estado

El profesor brasileño, también participó en la Reunión de Investigadores de la Facultad de Derecho, instancia en la que presentó su investigación sobre la “Responsabilidad Estatal por omisiones legislativas”. La versión escrita de este trabajo será próximamente publicada en el segundo volumen de los Cuadernos de Derecho Público de la U. Finis Terrae.  

Según explica Calil de Freitas, el foco de este trabajo investigativo tiene que ver con una “necesaria concepción contemporánea”. “La constitución determina no solo lo que el legislador no puede hacer, sino también aquello que está obligado a hacer como efecto de las imposiciones constitucionales. Como es propio del Estado Democrático de Derecho, en el que conviven derechos fundamentales de primera, segunda, de tercera y quizás otras generaciones, no basta con que el legislador se abstenga de actuar en contra de los derechos fundamentales respetando las libertades. También es necesario un mecanismo destinado a imponerle la creación de instrumentos necesarios y suficientes para el ejercicio efectivo de los derechos fundamentales”.

El académico precisa que en su país existe la categoría de la inconstitucionalidad por omisión en general, lo que obliga a la actuación del legislador.

Ahora bien, las ideas centrales que viene desarrollando en su nueva investigación, se basan en la doctrina del jurista italiano Luigi Ferrajoli, expuesta en su obra “Principia iuris. Teoría del derecho y de la democracia”. Desde la visión de Ferrajoli -explica Calil de Freitas- la Constitución crea por efecto de algunas de sus normas, especialmente las enfocadas a los de derechos fundamentales, obligaciones de hacer para el legislador: deberes de satisfacción de las expectativas legítimas generadas por la previsión constitucional de los derechos sociales. Deberes que se posicionan al lado de las ya conocidas obligaciones de no hacer, como la de no dañar derechos de primera generación.

En este momento, el profesor brasileño está escribiendo un libro sobre el control de constitucionalidad en general, en el que incursiona a fondo en un aspecto que podría ayudar a dar luces sobre la responsabilidad del Estado por omisiones legislativas.

“En Brasil tenemos un sistema de control de constitucionalidad muy peculiar, sin duda el más complejo que existe, y, por eso mismo, pienso que puede ser interesante presentarlo a los académicos chilenos. Considero que el estudio del derecho positivo constitucional brasileño, en este sentido, puede ser una contribución para todos quienes se ocupan del derecho constitucional, en especial del estudio de los sistemas de control de constitucionalidad que, a fin de cuentas, se trata de cómo se hace efectiva una constitución”, puntualiza el docente.

  • Publicado en: Derecho
  • Publicado el: 14.09.16