separador

Profesionales de la Facultad de Medicina participaron en el IV Congreso Latinoamericano de Simulación Clínica

La Universidad Finis Terrae recibió a los asistentes en los talleres pre congreso, que se realizaron en las dependencias de las Escuelas del área de Salud.

Profesionales de la Facultad de Medicina participaron en el IV Congreso Latinoamericano de Simulación Clínica

El IV Congreso Latinoamericano de Simulación Clínica organizado por la Sociedad Chilena de Simulación Clínica (SOCHISIM), por la Asociación Latinoamericana de Simulación Clínica (ALASIC) y por la Sociedad Europea de Simulación Aplicada a la Medicina (SESAM), se realizó en nuestro país entre los días 7 y 9 de noviembre.

La Directora de la Escuela de Enfermería de la Universidad Finis Terrae y actual Presidenta de la SOCHISIM, Eliana Escudero, señaló que aparte de los profesionales del área de la salud, la actividad convocó a CEOs y Gerentes de diferentes empresas nacionales e internacionales. A su juicio, fue muy relevante la asistencia de profesionales de países como Uruguay, Paraguay, Bolivia y Cuba, donde el tema de la simulación nunca se había tocado. “Otro factor fue la diversidad de temas que convocó la participación de profesionales de distintas áreas. En el caso de la Universidad Finis Terrae fue tener a gente de kinesiología, de medicina y de enfermería participando como presentadores, con trabajos científicos o como conferencistas”, afirmó la Directora.

Eliana Escudero catalogó la actividad como exitosa, pues se superaron las expectativas como sociedad por la convocatoria, que logró reunir a 16 países y por la participación y auspicio que entregaron las empresas que participaron.

¿Cuál es la importancia de este evento? ¿Puedes adelantar qué tienen  pensado hacer para el próximo año?

La mayor importancia fue el posicionamiento y que el rol de la simulación en Chile se instaló. Se mostró también que nosotros tenemos aquí un liderazgo ganado por el trabajo que hemos hecho en estos años. Para el próximo año se tiene pensado trabajar más en regiones. Tenemos que descentralizar el trabajo de la SOCHICIM  y nuestro desarrollo acá en Santiago y expandirlo para que las regiones también se potencien con este modelo.

¿Cuál es la ventaja de compartir workshops con profesionales del área extranjeros?

Sin duda nos traen la mirada de lo que está haciendo el mundo. Nosotros realmente en Chile estamos muy atrasados desde la mirada de las Políticas Públicas y de la Reforma de Salud. Tenemos una mirada muy antigua con respecto a lo que está haciendo Europa y  Estados Unidos. Nos falta  avanzar mucho y por eso, el hecho de haber contado con estos expertos acá participando y opinando sobre cuál es la línea de desarrollo,  fue realmente una gran oportunidad de tener metas futuras que alcanzar.

¿Puedes contarme en detalle a qué apunta el lema del Congreso “La revolución de la Simulación Clínica hacia la seguridad del paciente”?

El tema de la seguridad del paciente se viene conversando en Chile desde el Ministerio de Salud más bien como una frase asociada a la acreditación, y no es eso. La seguridad del paciente parte de saber sus necesidades, cuál es su problema, así comienza su cuidado. De ahí tú estableces una serie de cosas que están protocolizadas, pero primero pensando en un individuo y no en establecer un protocolo que mira desde arriba para ver qué le vamos a dar a los pacientes.

Para nosotros, a nivel nacional, el tema de seguridad del paciente es nuevo. Ninguna Escuela de Enfermería lo ha instalado aún como asignatura. Nosotros sí lo hemos hecho y figura hoy en día en nuestra malla curricular. Lo venimos instalando desde que comenzó la Carrera, desde que fuimos visionarios en escuchar a los que nos asesoraron, como Pamela Jeffries en nuestro currículum a poner el tema de la seguridad, pero no solo para hablarlo, sino para hacernos cargo de ello a través de la simulación, donde el error se trabaja para que sea un aprendizaje y no se cometa en la práctica real. ¿Por qué la revolución? Porque queremos que el concepto entre como una fuerza potente, con energía y que venga a ser un gran cambio, hacia algo positivo, el cambio por mejorar el cuidado del paciente.