separador

Literarios analizaron su rol en la sociedad chilena

Los escritores Antonio Skármeta, Carlos Franz y Pablo Simonetti, participaron en una conversación abierta en la Universidad Finis Terrae, donde examinaron el aporte de los literarios en la opinión pública y su influencia social.

Literarios analizaron su rol en la sociedad chilena

En el marco de la Mesa Redonda: “El escritor entre la soledad y la solidaridad”,organizada por la Escuela de literatura de la Universidad Finis Terrae y la asociación de literatos Centro Pen Chile, los escritores Antonio Skármeta, Carlos Franz y Pablo Simonetti, analizaron el rol de los artistas frente a un mundo en crisis, donde el ejercicio de la palabra se vuelve objeto de sospecha y oficio de alto riesgo.

El evento -moderado por Antonio Ostornol, director de la Escuela de Literatura de la Universidad Finis Terrae, y Blanca del Río Vergara, Presidenta del Centro Pen Chile-, comenzó con la intervención de los literatos, quienes hicieron un análisis personal de su papel en la sociedad y en la opinión pública, concluyendo con una conversación abierta entre los participantes.

El escritor  y activista en favor de los derechos de las minorías sexuales, Pablo Simonetti, se refirió a lo difícil que fue reconocer su identidad personal, desde el punto de vista de su vocación literaria, como también identidad sexual. El reconocimiento y la aceptación personal recién la consiguió a los 34 años, momento en que logró desarrollar la vida que quería y aceptarse a sí mismo. A partir de esto, fue capaz de asumir una responsabilidad social y pública, declarando que “me siento antes escritor que activista social. La escritura es la q me ha dado una exposición hacia los medios”. Además, Simonetti puso énfasis en que “el escritor es más perceptivo, lo que le da cierta ventaja para desempeñarse como actor público y la capacidad para reaccionar a tiempo”.

Por su parte, el Premio Nacional de Literatura, Antonio Skármeta, definió al escritor como “un bicho inconfortable” con un interés profundo por defender la libertad de expresión, las minorías y las lenguas. “Hay una tendencia pacifista entre los escritores que recorren el mundo de una manera muy intensa, sobre todo en lugares donde hay conflictos. El escritor tiene un poder que sobrepasa a la política y, por ende, es considerado, escuchado y valorado por la sociedad”, comenta.

En tanto, el escritor Carlos Franz, hizo referencia a la soledad a la que está sometido el literario, la cual le permite desarrollar su oficio y comunicarse consigo mismo. “Es una soledad circunstancial al artista, una demostración incluso de independencia. El aislamiento es condición creativa, pero también un gesto de rebeldía hacia la sociedad y hacia la política”, concluyó.

Al concluir el encuentro, las reflexiones de los autores dejaron en manifiesto, que a juicio de ellos, tienen cierto compromiso con la sociedad. Un compromiso casi involuntario, que parte por retratarla, con todos sus matices, ponerla en evidencia, resaltar los colores y las verdades que acá ocurren, asumiendo incluso un rol político innato.